martes, abril 04, 2017

UN ALEMÁN EN LA OEA

Los nosólogos políticos lo han advertido. Doña OEA, esa decrépita y envilecida señora nacida en 1948 en Bogotá al calor de una conjura anticomunista de la CIA y de una de la primeras operaciones control de masas para un cambio de régmen que devino en inolvidable masacre, acaba de dar pruebas irrefutables de que el Sr. Alzhéimer, ese alemán despiadado, ya le ha hecho la visita, la ha seducido y, después de poseerla y desfogarse con saña, la ha dejado tendida, como muerta en vida, a merced del tiempo, mientras la vieja rijosa se empeña en hundir a Venezuela bolivariana y enhiesta a su chiquero, y con ella a todos los que se le equiparen en soberanía y libreterminaci´n, como mismo hizo con Cuba en los años sesentas, por que los buenos ejemplos -dixit- hay que cortarlos de raíz. He aquí diez síntomas identifican el diagnóstico de la mórdida del alemán:

domingo, abril 02, 2017

¿Y QUIÉN CONDENA EL SILENCIO DE LA SIP?

La Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, ha condenado este domingo un incidente con una periodista venezolana, protagonizado por efectivos de seguridad que protegían los accesos del Tribunal Supremo de Justicia de ese país, envuelto desde el jueves en una disputa de poderes con el Ministerio Público y el Parlamento. El hecho es lamentable, pero de lamentarlo a condenarlo hay un trecho, sobre todo si, en la misma semana la SIP ¡ha callado el asesinato de la corresponsal del diario La Jornada en Chihuahua, Miroslava Breach, y la agresión casi mortal a otro, Ricardo Monlui, reportero de El Político de Xalapa, y el cierre de la edición local de la Jornada en Ciudad Juárez, por amenazas a su redacción, donde varios colegas ya han muerto!

sábado, abril 01, 2017

EFE SE QUEDA SIN PÚBLICO

La agencia de noticias española EFE se ha quedado sin público. Lleva semanas reportando el caos desde Caracas, describiendo truculencias. Contando las horas restantes para la llegada del día del juicio fnal contra la revolución bolivariana. La agencia ha sido uno de los princpales agentes movilizadores de la comunidad internacional contra Venezuela y tribuna del antejuicio público a su gobierno para que sea llevado a la OEA y castigado allí por antioligárquico, antimperialista, rebelde, solidario y justo.